Hay que apoyar la visión privada de los negocios, pero primero es la gente

Sobre el tapete está la discusión relacionada con la pertinencia de la inversión que se proponía hacer la Gobernación del Atlántico, en el Centro de Eventos y Convenciones de Barranquilla, CEEC, sin lugar a dudar una importante iniciativa del sector privado distrital.

No me cabe ninguna duda respecto del impacto positivo de una obra de esa naturaleza en la contratación de mano de obra y negocios futuros.

Pienso que en este caso ha sido particularmente exitoso el papel jugado por la honorable Asamblea del Atlántico, en cabeza del Diputado sabanalarguero Juan Manotas Roa – del Partido Social de Unidad Nacional (La U) - , quien siempre mostró preocupación por la inversión del Departamento de 20 mil millones de pesos provenientes de las regalías en acciones ordinarias del CEEC.

No se ha obedecido a una oposición al proyecto ni muchos menos, sino a la necesidad de clarificar y priorizar la inversión de los recursos. El Ministerio de Hacienda y Crédito Público acaba de concederle la razón al Diputado Manotas al precisar que los dineros de las regalías no pueden invertirse en acciones sino en obras sociales, esa es su destinación específica.

Celebramos tal decisión e invitamos a la Gobernación del Atlántico a seguir motivando la inversión privada en el CEEC pero los dineros de las regalías tienen que traducirse en obras de saneamiento básico, recreación y deportes, alimentación saludable y emprendimiento productivo de la gente de escasos recursos. Apoyamos la visión privada de los negocios, pero en este caso primero está la gente desprotegida de nuestro Departamento del Atlántico.

Entradas populares