La reactivación agropecuaria del Sur del Atlántico

Si en Colombia un millón de fincas de tres hectáreas produce el setenta por ciento de los alimentos que consumimos, es apenas natural sugerir que cuidemos y desarrollemos mucho más un sector que cada día no sólo ratifica la importancia de la actividad agropecuaria sino que es fundamental para el empleo y la paz rural.

Tenemos las tierras y el recurso humano suficientes para que el sector primario de nuestra economía deje de ser un paño de lágrimas y un océano de potenciales que se queda estancado en los discursos oficiales. Tampoco podemos quedarnos en el "mea culpa" por el abandono al que hemos sometido a nuestras zonas rurales por cuenta de la falta de políticas públicas o la ocurrencia de fenómenos naturales.

Por esto me llenan de esperanza y optimismo los anuncios que hacen la gobernación del Atlántico y Corpoica sobre los avances en el proceso de recuperación de tres mil hectáreas del Sur del departamento que resultaron afectadas con las inundaciones del 30 de noviembre del 2010. En buena hora para los cultivos y la ganadería del Sur del Atlántico que merecen una nueva época de esplendor y prosperidad.

Entradas populares