A seguir defendiendo nuestro Carnaval

Leyendo a columnistas de fina pluma como Lola Salcedo Castañeda, escritora e intelectual que fue una de las artífices de la declaratoria del Carnaval de Barranquilla como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por parte de la Unesco, renuevo mi profunda preocupación por el futuro de nuestras tradicionales fiestas.

Al sentir de muchos actores, cada vez se acentúa más el espíritu comercial de los empresarios vinculados al Carnaval y se hace a un lado el rescate de lo autóctono, el apoyo a los creadores y hacedores innatos de las fiestas que llevan por dentro y han multiplicado por todos los rincones de la urbe, la cultura carnavalera.

Es importante insistir en volver a las raíces, en darles estímulos e incentivos a los artesonas del Carnaval. En facilitar la financiación y existencia de los grupos folclóricos y los disfraces. En fin, es de esperar, como dice Lola Salcedo, que durante los cuatro días de Carnaval tengamos una auténtica expresión de nuestra creatividad y fantasía y no una simple hilera de vagones cargados de actores bogotanos con los cachetes quemados por el sol.

Entradas populares