Las regiones tienen su oportunidad

Siempre supe que no sería fácil el trámite de un proyecto de ley sobre ordenamiento territorial, 20 años después de expedida la Constitución de 2001 que establecía en sus artículos 306 y 307 la creación de las regiones como entidades territorial.

Colombia tiene una arraigada vocación centralista y de la noche a la mañana no era posible cambiar esa mentalidad. Hemos acompañado y promovido el sentimiento y propósitos que tuvo el Voto Caribe, así como el inmenso deseo de millares de conterráneos de lograr más autonomía administrativa y presupuestal.

En el Congreso de la República hemos aprobado ley de ordenamiento y entre sus puntos más trascendentales se encuentran los criterios de aplicación de recursos de los Fondos de Compensación territorial y de Desarrollo Regional, que se regulan en el acto legislativo de regalías. También habrá Región, pero sin nuevas estructuras burocráticas: Región para la inversión y el desarrollo, a través de las regiones de Planeación y Gestión y de las Regiones Administrativas y de Planificación.

Se Plantea igualmente un modelo de integración regional que promueve las alianzas estratégicas de entidades territoriales para generar economías de escala, proyectos productivos y competitividad para el desarrollo y la prosperidad. Aún no damos el paso hacia la entidad territorial regional, pero empezamos a crecer en esa dirección para llegar maduros a una dimensión que implica grandes desafíos y responsabilidades.

Entradas populares