Una legislatura para alquilar balcón


La que comienza el próximo 20 de julio será la primera legislatura de las cuatro que corresponden al periodo constitucional del nuevo Congreso de Colombia, del que honrosamente hago parte por segunda vez consecutiva como Senador de la República. Varios hechos llenan de particularidad el inicio de las sesiones ordinarias.

Por un lado, la conmemoración del bicentenario de nuestra independencia de la colonia española. Y, por el otro, la despedida del histórico gobierno que presidió Álvaro Uribe Vélez. Además, la posesión del nuevo Jefe de Estado Juan Manuel Santos Calderón. Tres actos de singular trascendencia en la historia nacional.

Es hora de celebrar las 20 décadas de vida autónoma y los logros que tuvo la política de seguridad democrática durante 8 años ininterrumpidos de gobierno. En el 2002 la Nación estaba al borde del colapso y en el 2010 muestra un panorama más optimista y prometedor.

Lllegamos al nuevo periodo de sesiones ordinarias a estrenarnos dentro del gobierno y el acuerdo de unidad nacionales que propuso Juan Manuel Santos. Ya se conocen importantes nombres de una parte del gabinete ministerial y se anuncian dos proyectos que sin lugar a dudas pondrán a prueba la fortaleza de la coalición de unidad nacional. Me refiero a la denominada regla fiscal para evitar la "enfermedad holandesa" producto de un gran desarrollo energético y el nuevo marco legal de las regalías. Estas iniciativas generarán acalorados debates, no me cabe la menor dudas. También tendremos que estudiar el nuevo ordenamiento territorial del país, la reestructuración de varios ministerios, la reelección de gobernadores y alcaldes, la crisis de la salud, la reforma a la justicia, el nuevo plan de desarrollo y el presupuesto general de la nación de 2011. Estamos a las puertas de una legislatura bien agitada, como para alquilar balcón.

Entradas populares