La academia ayudando a la paz y al posconflicto


A propósito del acuerdo que se tramita en La Habana con la guerrilla colombiana, es oportuno ir pensando en escenarios que aporten y enriquezcan el proceso correspondiente.

Uno de esos es el que podemos encontrar en la academia como interlocutor y generador de investigaciones que sirvan a la discusión sobre la paz y el desafío que surge con el posconflicto una vez firmado el acuerdo. Las contribuciones al proceso hay que ofrecerlas ahora y la preparación para el después comienza ya, como en efecto lo ha hecho el Gobierno Nacional en el plano presupuestal con el apoyo del Congreso de la República.

Desde el Caribe colombiano, las Universidades tienen toda la disposición para participar y así se lo he oído decir, por ejemplo, al Rector de la Universidad Autónoma del Caribe, doctor Ramsés Vargas Lamadrid, abogado, consultor especializado en posconflicto, entusiasta promotor del tema. La academia debe estar presente en la Comisión Nacional de Paz y en la preparación y desarrollo de la agenda del posconflicto.

Es el momento para organizar en Barranquilla, con el auspicio de las universidades, una gran reunión para intercambiar ideas al respecto con la presencia del Gobierno Nacional y demás actores.

Entradas populares