No al juego sucio, sí a las propuestas

Insisto en la necesidad de que los distintos candidatos a gobernaciones, alcaldías, asambleas, concejos y juntas administradoras locales, dediquen más tiempo al convencimiento de los electores mediante propuestas creativas y enriquecedoras. De nada sirve el juego sucio y la propaganda de baja calaña.


Quien pierde en últimas es la comunidad ansiosa de un debate electoral programático, que estructure soluciones de fondo a la crisis social que atravesamos. Pero desafortunadamente algunos candidatos insisten en querer ganar sobre la base de calumniar y enlodar al otro, lo que le quita altura a la competición democrática. Hago renovación de votos por el “fair play” en la política, por la sustentación de ideas y no de falsas acusaciones. Hagamos que crezca la democracia y no la envilezcamos.


Entradas populares