Veeduría regional a la reconstrucción


La llegada del nuevo año nos sorprendió en medio de una tragedia invernal sin antecedentes recientes en nuestra historia. La metáfora bíblica dice que Dios no castiga quitándonos lo que tenemos, sino que nos abre los brazos para recibir algo mejor. Quiero creer que es así.

El momento no es para los lamentos sino para la acción. En 28 departamentos colombianos, en especial los de la Costa Caribe continental, se impone una intensa acción para y por la reconstrucción.

Gobernantes, políticos, empresarios, gremios, trabajadores, líderes sociales, hombres, mujeres e incluso niños y niñas y medios de comunicación, estamos obligados a liderar esa acción regeneradora de esperanzas, bienestar y paz. También debemos procurar la más amplia y profesional veeduría sobre cada peso y cada ayuda que debe destinarse a cada damnificado y a cada pedazo del territorio por reconstruir.

Debe ser una veeduría externa a los actores oficiales de la reconstrucción. Para que exista transparencia e idoneidad en la tarea. Las universidades públicas y las cámaras de comercio, con el apoyo del Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, y la Corporación Minuto de Dios, entre otros, podrían crear una alianza institucional para adelantar la necesaria y urgente veeduría regional a la reconstrucción. Ojalá así sea. Para que el nuevo año sea realmente feliz.

Entradas populares