La frontera amarilla debe ser revisada

Comparto la opinión de quienes consideran un contrasentido obligar a usuarios del Área Metropolitana de Barranquilla a embarcarse en el Transmetro, un sistema de transporte masivo distrital, pero al mismo tiempo bloquear el acceso libre de taxis que provienen de los municipios vecinos. Es una medida que rechazamos y debe ser revocada por la Alcaldía de Barranquilla.

Me parece que las planillas y los cobros impuestos para tales efectos demuestran la falta de planificación en materia de movilidad en el Área Metropolitana y la falta de respeto que se le hace continuamente a la autoridad de transporte que supuestamente rige para esta jurisdicción.

Los problemas de movilidad de Barranquilla no se corrigen de esta manera sino con una planeación de más largo e integral, de tal manera que se involucre el análisis amplio de los distintos factores de controversia y así mismo se planteen soluciones coherentes y viables, que no perjudiquen a la gente y por el contrario la beneficien.

Entradas populares