Administrar escuchando a la gente

Dos hechos mantienen inquieta a la sociedad civil barranquillera. Uno de ellos es la escogencia de los alcaldes locales por parte de las Juntas Administradoras integradas por ediles elegidos popularmente. Se habla de tráfico de influencias, compra de votos y desconocimiento de concursos de méritos para la integración de las ternas respectivas.

Protransparencia le ha pedido a la Alcaldesa Elsa Noguera de la Espriella que devuelva las listas de candidatos ante el manto de dudas que se ha tendido sobre varios de ellos y el procedimiento mediante el cual fueron seleccionados.

El otro aspecto tiene que ver con el polémico cobro de la denominada Valorización II. La administración distrital ha decidido aplazar ese cobro durante dos meses, pero en el fondo nada se sabe sobre el futuro del impuesto.

Si las alcaldías locales pueden quedar en manos que no son las más indicadas y si el impuesto de valorización II tiene tantos contradictores por cuenta de no haberse terminado las obras de la primera fase para el recaudo del tributo, sería conveniente que la Alcaldesa Elsa Noguera y su equipo de colaboradores meditaran profundamente sobre los pro y los contras que se exponen en ambos casos para dar ejemplo de que es mejor administrar escuchando el clamor sensato de los ciudadanos que persistir en imponer situaciones que a la postre serán contraproducentes.

Entradas populares